• México siglo XIX

    La fuerza de la hechura virreinal se resignificó en tierra mexicana, la Academia de San Carlos, las escuelas regionales y la vertiente popular. La colección de Museo Soumaya.Fundación Carlos Slim, que se presenta en la sala 2 de Plaza Loreto,  da cuenta de uno de los episodios más importantes del Arte Latinoamericano, mismo que se ha visto enriquecido por las repatriaciones de obra constantemente realizadas.

    Artífices del retrato y de la intimidad de las alacenas. Veracidad con la que atestiguaron la grandeza del campo, valles, sierras y montañas. Espacios habitados por costumbres y  tipos populares en mercados, plazas, pulquerías, haciendas, rancherías. Surgieron entonces pintores como Hermenegildo Bustos y José Agustín Arrieta, quienes elaboraron una perdurable imagen de lo mexicano, original y la auténtica. Así también, los tipos populares que tendrán carta de acreditación plena con el interés de autores extranjeros como Linati y Chapman.

    Con todo, el gran protagonista plástico de México en aquella centuria fue el paisaje. Con la llegada de los pintores viajeros, el entorno nacional se convirtió en el motivo estético por excelencia para después tornarse, con José María Velasco, en emblema. El paisaje no cesará de ser el gran símbolo incluso con la llamada Escuela Mexicana de Pintura y con uno de sus precursores, Gerardo Murillo, Dr. Atl, quien hizo de los volcanes mexicanos un campo de expresión vanguardista. 

    Paisaje, retratos, naturalezas muertas, tipos populares, un dechado de una parte significativa del arte nacional que representó a una Nación en un tiempo histórico.  

    Bustos, Arrieta, Chapman, Linati, Jara, Löhr, Nebel, Castro, Rugendas, Egerton, Serrano, Icaza, Landesio, Coto y Maldonado, Velasco… Celebremos, con su obra, la profusión de la belleza mexicana.

     

  • 50 años del Centro de Estudios de Historia de México Carso

    Esta exposición es una selección especial de documentos de la historia de nuestro país, desde el siglo XVI hasta nuestros días, de uno de los mayores catálogos de documentos históricos bajo resguardo del Centro de Estudios de Historia de México Carso, que se ha convertido en un referente cultural de la sociedad mexicana, no sólo por la conservación, sino también por el rescate y difusión de obras que permiten entender la realidad de nuestro país. Durante sus 50 años de vida, el Centro ha recuperado obras impresas y documentales que han sido digitalizadas para su preservación y consulta desde cualquier parte del mundo. Actualmente cuenta con un acervo de 700 fondos documentales, con casi 2 millones de páginas, y 81 mil libros (18 de ellos incunables americanos) y se han digitalizado más de un millón y medio de imágenes. Entre sus documentos, destacan: El manifiesto al mundo de Agustín de Iturbide, La carta de Don Miguel Hidalgo y Costilla explicando por qué no entró a la ciudad de México, Los tratados de Córdoba y El plan de Ayala firmado por Zapata.

  • Espíritus en piedra. Occidente mesoamericano

    En el territorio mesoamericano, hacia el 2 500 antes de nuestra Era, periodo final de la Etapa Lítica (lithos, piedra), se originó la agricultura, lo que trajo como consecuencia la división territorial y la creación de aldeas cercanas a los ríos. Las culturas del Occidente se agruparon en los actuales estados de Michoacán, Colima, Jalisco, Nayarit y el centro-sur de Sinaloa. Asimismo, fueron necesarios instrumentos para moler y contener granos: metates, morteros, cuencos, platos y molcajetes, objetos en los que se puede observar una larga tradición del uso de la roca como materia prima.

    La construcción de las Tumbas de Tiro (200 a. C. – 450 d. C.) demostró la destreza y habilidad en el manejo de herramientas también de piedra. De igual modo, los objetos que acompañaban a los muertos como hachas, collares y esculturas, fueron testigos pétreos que atravesaron el Posclásico y cuya herencia es parte de la cosmología actual; reflejo de la apreciación estética del hombre y su entorno, memoria de la tierra que al ser intervenida se volvió simiente de ritos y costumbres. 

    Para celebrar los 22 años de Museo Soumaya y reafirmar alianzas con la Secretaría de Cultura se presenta la exhibición de piezas labradas en roca, patrimonio nacional, que fue reunido por el coleccionista Fernando Juárez Frías y que se encuentran en comodato en Fundación Carlos Slim para su conservación, investigación y difusión por parte del Instituto Nacional de Antropología e Historia. La muestra parte de investigaciones arqueológicas y desde un museo de arte, extiende su utilidad a lo bello. 



Prensa
Twitter
Facebook
Youtube
UnoTV

  • Twitter
  • Facebook
  • Youtube
  • Instagram
  • UnoTV